¿Qué es realmente una visión empresarial?

Consiste en la explicitación de las estrategias necesarias para alcanzar los objetivos pretendidos por la dirección y/o propiedad. Se trata de un ejercicio complejo debido a que se deben integrar las tendencias del mercado con las voluntades del equipo. Hay que encontrar un punto de equilibrio entre lo que se puede ser de forma objetiva y lo que queremos que sea la organización. Por consiguiente, lo más recomendable es desarrollar el proceso mediante una metodología de aprendizaje que integre la perspectiva del equipo a través del consenso.

¿Por qué es necesario para mi empresa?

Aunque existen múltiples causas, las seis más valoradas por los clientes que realizan este proceso, suelen ser:

  • 1. Sentar las bases de la sostenibilidad. Existen organizaciones que pese a estar alcanzando sus metas y poseer una tendencia de crecimiento positivo, lo han conseguido con un sobresfuerzo, y han llegado a un punto en que esta situación deja de ser viable (poca claridad de los puestos, modelos comerciales reactivos, problemas de dirección, conflictos familia-propiedad-dirección,…). De esta forma, deben establecer unos procesos y un soporte adecuado para tal fin.
  • 2. Identificar nuevas oportunidades de negocio. Mercados saturados, clientes cada vez más exigentes, acceso a las tecnologías, globalización, y otros múltiples factores han provocado que lo que valía hasta ahora, ya no lo haga. Por esta razón, el proceso de reflexión estratégica debe incluir una fase de captación de información muy intensa, sobre entorno, perspectiva del equipo de dirección y el personal para identificar nuevas vías rentables que permitan optimizar sus procesos, diversificar riesgo y satisfacer al cliente.
  • 3. Establecer un mensaje diferencial, concreto y claro para el mercado. Calidad y precio ya no son suficientes, deben estar apoyados por atributos claros… en definitiva, ¿todos nuestros clientes entienden igual la calidad? Por este motivo, desde el equipo de consultores apoyamos a la empresa en definir donde estarán sus ventajas competitivas y que debe hacer para que lleguen al mercado.
  • 4. Ordenar el proceso de cambio. Se debe trabajar en el presente y en el futuro a la vez, garantizando así que se cumplen los objetivos establecidos. Por lo cual, se deben priorizar y escalonar los proyectos a realizar para administrar el tiempo de forma correcta y que no solo se desarrollen actividades vinculadas a la operativa.
  • 5.Fomentar la orientación resultados. Hasta ahora, contar con una estructura organizativa más o menos formalizada donde se establecen las funciones o tareas de los puestos era suficiente. Sin embargo, los directivos deben liderar equipos, desarrollándolos para que sean responsables de conseguir objetivos.
  • 6.Incrementar el grado de implicación y/o motivación personal. Aspecto clave del proyecto, es muy importante establecer un método que favorezca la inclusión del personal clave en la visión, para que sientan la empresa como propia y estén alineados con las metas definidas.

Federico M. Miretti, Director Consultor

David Lema, Consultor

 

 

Volver a Consultoría

Poner en marcha el cambio Estratégico

Nuestras empresas se enfrentan constantemente al difícil reto de gestionar su día a día sin perder de vista la necesidad de anticipar su futuro. ¿Cómo acercar ‘lo que es’ y ‘lo que debería de ser’?

El modelo del Gestor-Líder (Dirección por Implicación, 2000) de DPI estructura el papel doble de los directivos, que se ven obligados a combinar su rol como gestores y como líderes para implantar el cambio y conseguir sobrevivir al día a día. Las empresas más competitivas incorporan su estrategia en la toma de decisiones diarias. El cambio forma parte de su ADN.

Desde DPI te proponemos algunas claves para conseguirlo. Claves de gestión y de liderazgo:

1.- Apaga fuegos. Hazlo antes de iniciar un proceso de mejora y cambio críticos. Elimina las ramas que no te dejan ver el bosque. Ponte plazo para ello.

2.- Cuantifica. Clarifica desde el principio los recursos y medios a invertir en la puesta en marcha del plan, evitando que esto se convierta en un futuro problema.

3.- Comunica la Visión y el Plan. Trata de trasladar mensajes claros y concisos a todo el equipo. Simplifica las ideas importantes que tienen que calar en tu empresa (ver artículo sobre Mecanismos de coordinación y comunicación interna).

4.- Sensibiliza. Contagia al equipo de tu empresa tu ilusión por poner en marcha el plan que habéis definido. Consigue que todo el equipo lo vea tan importante como tu.

5.- Contrasta/Valida la viabilidad de tu estrategia entre el equipo, lo que te ayudará a conocer potenciales debilidades internas e identificar aspecto de revisión o mejora. Tener una perspectiva diferente de la que se tiene en dirección puede aportar ángulos interesantes y necesarios para alcanzar el éxito.

6.- Reparte juego. Promueve la participación del equipo, definiendo de forma clara los límites de sus responsabilidades, aclarando autoridades y trasladando sus objetivos (ver artículo sobre Diagnóstico y Rediseño de Estructura organizativa).

7.- Mide los logros. Define indicadores y metas que te permitan medir y gestionar el cumplimiento de los objetivos perseguidos (ver artículo de definición de indicadores y metas para objetivos)

8.-Ponlo en tu agenda y también de todo el equipo implicado. Concreta la estrategia en proyectos implantables y llévalos al día a día, reservando tiempo para cada actividad. Define los objetivos a conseguir por cada proyecto, y asignar plazos. Tu agenda dice mucho de ti, ¿dedicas tiempo a lo que consideras importante?

9.- Contrólalo. Analiza los resultados, sin olvidarte de los objetivos que se persiguen. Haz que el equipo participe en ello.

10.- Aprende haciendo. Sé flexible. Lo importante son los resultados, no es el plan en sí mismo. El diseño del plan y su implantación están unidos, actualízala en función de los resultados obtenidos y el aprendizaje del equipo. La empresa que cambia se empapa continuamente de nuevos planteamientos estratégicos.

11.- Comparte los logros con el resto. No sólo comunica lo que hay que hacer, sino también lo que se consigue. Dar visibilidad a los resultados de forma continua, ayudará a mantener la implicación del equipo.

                                                                                                                                                                                                                                Isabel Alvarez

Si te ha gustado el artículo compártelo y déjanos tus comentarios. Nos encanta saber tu opinión!

  • 1
  • 2

Artículos relacionados

Desarrollo de Campañas

Desarrollo de Campañas

El desarrollo de campañas es un arma de la que disponen las pymes para lograr y alcanzar determinados objetivos que se...

LEER MÁS

Definición de objetivos, indicadores y metas

Definición de objetivos, indicadores y metas

Definición de objetivos, indicadores y metas La dirección por objetivos, tras su creación en la década de los 60 del siglo...

LEER MÁS

Análisis del potencial competitivo

Análisis del potencial competitivo

Estamos de enhorabuena. El potencial competitivo de la PYME gallega ha crecido en el 2017, según los datos recogidos en el...

LEER MÁS

Plan Director, la ruta hacia el éxito.

Plan Director, la ruta hacia el éxito.

Plan Director, la ruta hacia el éxito. A menudo nos encontramos con situaciones en las que nos gustaría alcanzar algo, pero...

LEER MÁS

Diagnóstico y rediseño de la estructura organizativa

Diagnóstico y rediseño de la estructura organizativa

Pueden ser muchas e importantes las razones que nos pueden llevar a cuestionarnos si la estructura organizativa de nuestra...

LEER MÁS

¿Qué es realmente una visión empresarial?

¿Qué es realmente una visión empresarial?

¿Qué es realmente una visión empresarial? Consiste en la explicitación de las estrategias necesarias para alcanzar los objetivos...

LEER MÁS

Poner en marcha el cambio Estratégico

Poner en marcha el cambio Estratégico

Poner en marcha el cambio Estratégico Nuestras empresas se enfrentan constantemente al difícil reto de gestionar su día...

LEER MÁS